¿Desea que sus hijos tengan éxito? Enséñeles a compartir en el kínder - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 20 de agosto de 2015

¿Desea que sus hijos tengan éxito? Enséñeles a compartir en el kínder

Emma Brown. The Washington Post. 16/07/2015.   Según un estudio reciente, los niños de kínder que comparten, cooperan y ayudan tienen más probabilidades de tener un título universitario y un empleo 20 años después, que los niños que carecen de esas habilidades sociales. Además, es menos probable que los niños que se llevan bien con otros […]

Foto:  © serrnovik/dpositphotos.com

Foto: © serrnovik/dpositphotos.com

Emma Brown. The Washington Post. 16/07/2015.   Según un estudio reciente, los niños de kínder que comparten, cooperan y ayudan tienen más probabilidades de tener un título universitario y un empleo 20 años después, que los niños que carecen de esas habilidades sociales.

Además, es menos probable que los niños que se llevan bien con otros tengan problemas de abuso de sustancias o dificultades con la ley.

La investigación, que abarcó el seguimiento de casi 800 estudiantes durante dos décadas,  sugiere que habilidades socioemocionales específicas entre los niños pequeños pueden ser predictores importantes de su posterior éxito en la vida.

“Estas son habilidades que probablemente presagian su capacidad de hacerlo bien en la escuela, prestar atención y navegar por su entorno”, dijo Damon E. Jones, un profesor asistente de investigación en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Él fue el autor que condujo el documento, publicado en el American Journal of Public Health.

Jones dijo que el estudio sugiere que programas educativos de la primera infancia y escuelas podrían identificar en forma temprana a niños con deficiencia en habilidades sociales, cuando aún son muy receptivos para aprender cómo comportarse diferente.

Señaló que quizás se dificulte que las escuelas  con cargas de trabajo excesivo encuentren el tiempo para concentrarse en las propias habilidades socioemocionales de los niños, en especial en grados posteriores al kínder. Pero “hay programas efectivos que pueden implantarse de manera eficiente y ayudar a dar un impulso a los niños en dichas áreas”.  “Sólo necesitamos reconocer que éstas podrían ser también habilidades importantes para incorporarlas al currículo”, dijo.

El estudio se basa en datos reunidos desde inicios de 1991 en escuelas de Nashville, Seattle, Pennsylvania y Durham, N.C. Se preguntó a maestros de 753 alumnos de kínder cómo calificaban las habilidades de cada estudiante en ocho áreas:

  • Resuelve problemas con compañeros por su propia cuenta
  • Es muy bueno en entender los sentimientos de otros
  • Comparte materiales con los demás
  • Coopera con sus pares sin que se le pida
  • Es útil a los demás
  • Escucha los puntos de vista de otros
  • Puede dar sugerencias y opiniones sin ser mandón
  • Actúa de forma amigable hacia los demás

A cada maestro se le pidió que evaluara qué tan bien describía cada enunciado al niño en una escala de 5 puntos: “Nada en absoluto (0),” “Un poco (1),” “Moderadamente bien (2),” “Bien (3)” and “Muy bien (4).”

Después, los investigadores dieron seguimiento a los estudiantes por dos décadas, utilizando registros policiacos, informes de los padres e informes de los propios alumnos.

Luego utilizaron modelos estadísticos para filtrar los efectos de factores tales como el estatus socioeconómico del niño, características de la familia y habilidad académica temprana, para aislar el impacto de habilidades sociales tempranas en el resultado de su vida.

Los niños que calificaron “Bien” en competencia social tuvieron cuatro veces más probabilidades de obtener un título universitario a la edad de 25 años, que aquellos que calificaron “Un poco”.

Quienes calificaron alto tuvieron también más probabilidades de tener un trabajo de tiempo completo a la edad de 25. En forma similar, quienes calificaron en la parte baja de la escala tuvieron más probabilidades de tener interacciones negativas con la policía o pasar algún tiempo en detención juvenil. También fue más probable que fuesen arrestados, que consumieran alcohol o estuvieran en una lista de espera para alojamiento de beneficencia.

La investigación no dice que la habilidad de compartir haga la vida más fácil, o que rehusarse a compartir la haga más difícil. Pero, junto con el cuerpo creciente de investigación sobre habilidades socioemocionales, ofrece más evidencia para lo que parece ser sentido común: Es más probable que los niños que interactúan bien en el kínder hagan amigos y obtengan una retroalimentación positiva de los maestros y, por lo tanto, sea más probable que les guste la escuela y permanezcan en ella.

“Es fácil ver que estas habilidades pueden llevar a buenos resultados”, dijo Jones. “Todos sabemos que cuando comienzas a tener éxito en las relaciones o en la escuela, eso va a influenciar hacia donde te dirijas a continuación”.

Los niños el estudio representan una sección transversal de la sociedad, en cierto modo, con una proporción de niños en riesgo que la población en general, señaló Jones. De la muestra, cerca de la mitad fueron blancos, 46 por ciento afroamericanos y 4 por ciento de otros orígenes étnicos. 58 por ciento fueron varones.

Steven Barnett, director del National Institute for Early Education Research en la Universidad de Rutgers, dijo que el estudio muestra que las escuelas no pueden solamente estar preocupados por la enseñanza de habilidades socioemocionales –esa es una categoría muy amplia. El estudio no encontró correlaciones fuertes entre, por ejemplo, el comportamiento agresivo y resultados posteriores en la vida.

“Tenemos que ser muy precisos sobre qué es exactamente lo que necesitamos para ayudar a los niños”, dijo.

Barnett mencionó que el estudio es alentador para aquellos que ven a la educación preescolar de alta calidad como una forma poderosa de modificar la trayectoria de la vida de los niños. “Ofrece la promesa de que si nosotros podemos ayudar a que los niños lleguen al kínder a la edad de 5 años, será un soporte importante –dijo– no habrá que preocuparse de que se complique”.

El estudio fue financiado por la Fundación Robert Wood Johnson.

______________________________________

El artículo original puede leerse aquí. Traducción: UnoNews