Los regalos de los niños - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 21 de diciembre de 2015

Los regalos de los niños

Es un lugar común en estas fiestas escuchar que la Navidad es de los niños y, con esto en mente, queramos volcar todo nuestro afecto y amor a los pequeños, lo que no necesariamente debe traducirse en regalos costosos. Con los regalos hay que darles un gusto, una alegría, pero no precisamente todo lo que […]

Es un lugar común en estas fiestas escuchar que la Navidad es de los niños y, con esto en mente, queramos volcar todo nuestro afecto y amor a los pequeños, lo que no necesariamente debe traducirse en regalos costosos.

Con los regalos hay que darles un gusto, una alegría, pero no precisamente todo lo que pidan. Sin distinción de la condición social, muchos. en esta euforia de regalar se exceden del presupuesto y, el aguinaldo –los que lo reciben–, se evapora en un santiamén y hay que recurrir a créditos que tarde o temprano nos pasan factura.

No se trata de “darle lo que yo no tuve”, o que tengan “lo mismo que reciben los demás”. Cada quién puede encontrar la forma de regalar algo sin que ese algo sea ostentoso o caro, la única condición es darlo sinceramente de corazón.

Si se obsequian juguetes, éstos deben ser seguros y adecuados a la edad y personalidad del niño. Los juguetes educativos son una buena opción, pero el niño deberá tener algún interés en él. Los juguetes sencillos pueden ser una buena fuente para desarrollar la imaginación y la fantasía.

A la hora de elegir hay también que dejar atrás los atavismos de género que señalaban que los carritos y las herramientas son para los niños y las muñecas y las planchas para las niñas.

Con todos habrá que dedicar tiempo para jugar con ellos y, si lo requieren, enseñarles cómo funcionan sus juguetes. Por último, si reciben juguetes en exceso, es probable que la ilusión se diluya y caigan en el aburrimiento. En este caso, conviene guardar algunos para que meses después aparezcan de nuevo con positivo efecto.

Sin duda, lo mejor de estas fiestas es la posibilidad de estar reunidos en familia y demostrarnos todo ese amor que nos tenemos y que a veces, el resto del año no se manifiesta con la misma intensidad. Y, ¿por qué no?, si es posible, compartir algo con aquellos que son menos afortunados que nosotros.

_____________________________